artigas itapua

A pesar de lo instaurado acerca del lugar donde Artigas cruzó el río Paraná para escapar de sus enemigos sin saber que se dirigía a un forzado exilio de por vida, debemos recordar que existen autores que atribuyen a Itapúa el ser el sitio por donde Artigas ingresó a Paraguay.

Rengger en 1828 afirma que Artigas se presento en "en la ribera izquierda del Paraná, frente a la misión de Itapúa" donde pidio pasar,  Martín de Moussy a mediados del S XIXdice que "se había presentado en Itapúa para cruzar" y Gregorio Funes tambien que "se presentó en frente de Itapuá" mas adelante los analizaremos brevemente. 

No es nuestra intención polemizar en este punto, pero no puede menos que llamar nuestra atención, aunque más no sea para percibir el grado de preponderancia que aún tenía el paso de Itapúa, que suponiendo no sea el lugar por donde Artigas pasó al Paraguay, aun así, hizo a estos autores verse arrastrados en la inercia de atribuirle a este el ser la zona del tránsito de Artigas hacia las tierras paraguayas y no a otro sitio como se sostiene. No es nuestro objetivo preguntamos aquí, si debe investigarse aún o pueden ser descartados como erróneos estos testimonios que atribuyen al territorio de lo que hoy es Posadas, y en aquel entonces era el “paso de Itapúa”, como el último suelo argentino que pisará Artigas previo a su exilio en Paraguay, pero los mencionamos pues su reiteración es mínimamente una situación que obliga a mantener con un grado de incertidumbre los supuestos hoy tan vigentes que, reiteramos, aquí no abordamos ni indagamos con criterio de rigurosa investigacion, solo nos llama la atencion la exitencia de estos testimonio a contrapelo del saber historico mas expandido y poco citados en estudios sonbre el Artiguismo. 

En todo caso la sola existencia en reiteradas ocasiones de esta afirmación denota una acentuada tendencia a atribuirle este tipo de hechos relevantes como de muy probable realización en este sitio y no en otro, una tendencia a adjudicar a Itapúa un carácter relevante como coyuntura de caminos, con tránsito frecuente o el ser un paso tradicional, institucionalizado, el lógico circuito, canal por donde siempre se encausan este tipo de hechos históricos en nuestra región. Esto es una constante inclinación interpretativa en los autores que como veremos en estos casos y más adelante siempre terminan concluyendo en Itapúa como el lugar por el que transitan ellos mismos o quienes son el objeto de su estudio.

Miradas sobre la fundación de la Reducción de Corpus Christi

descargar articulo enpdf

corpus en gambonUna mirada del proceso fundacional de esta reducción del prestigioso investigador Guillermo Furlong sostiene que la misma se dió con motivo de las primeras incursiones de bandeirantes paulistas en la región del guairá la muy joven reducción de la Natividad de la Virgen se vió diezmada y sus habitantes que sobrevivieron libres se vieron de repente dispersados huyendo por el Iguazú y el Paraná. Los P. Diego de Boroa y Pedro Romero, los habían reagrupado y en 1622 y fundan Corpus Christi con principalmente estos neófitos el lugar de este primer asentamiento “en el río Iniambey o Imambey” (Susnik, 1980, p. 161) en la margen derecha del alto Paraná. 

Por otra parte uno de los primeros historiadores de las misiones el P Nicolás del Techo, quien desde 1640 vivió en Encarnación y tuvo contacto directo con originarios que vivieron las décadas fundacionales, las migraciones y las invasiones paulistas; recopila testimonios sobre la fundación de Corpus y describe es suceso contextualizando en otras circunstancias:

Con más felicidad iban las cosas del Paraná, aún en medio de la peste, [...] se fundó en aquel país otra población. Los inianis vivían esparcidos quince leguas más arriba de [Encarnación de] Itapúa, y por muchos años habían desoído las amonestaciones de los Padres Roque González y Diego Boroa, para que se establecieran en Itapúa, porque amaban sobremanera a su patria y por su espíritu incivil. La peste ablandó su terquedad, y espontáneamente pidieron sacerdotes. Marcharon á su país los PP. Romero y Boroa, hallando los ánimos bien preparados. Muy pocos se opusieron a la fundación de un pueblo en las márgenes del Inia, tributario del Paraná; le dieron el nombre de Corpus Christi [...] Pasado medio mes regresó el P. Boroa, y el P. Romero quedó entre los inianis; gracias á su laboriosidad, pudo atender a todo, como era bautizar los niños, educar los muchachos, doctrinar los adultos, descubrir y combatir las supercherías de los adivinos, visitar los enfermos, llevar a la vida los preceptos del cristianismo, orar prolijamente de noche y proseguir las construcciones; comía poco, sudaba mucho y daba cuanto poseía. Afirmada ya la reciente fundación, hizo el P. Romero varias expediciones y trajo muchos indios a Corpus Christi. Iba por pantanos, sitios espinosos, bosques espesos, celoso de la salvación de las almas. Llevado en hombros, á través de tierras inundadas, al Tibiapo y al Pirapo, afluyentes del Caapibari, bautizó muchas personas. Tan grande fue su actividad, que en brevísimo tiempo llevó a Corpus Christi cuatrocientas familias. En este pueblo he residido yo un año, y puedo afirmar que cuenta con más de cinco mil habitantes.

DEL TECHO, TOMO III PP. 99-100

MiguelChepoyaUn 6 de mayo de 1813 llegaban al Campamento del Retiro los soldados guaraníes solicitados por José de San Martín al Gobierno. En su homenaje este trabajo dedicado al emblemático Trompa de Órdenes misionero y guaraní Miguel Chepoyá.

Por ser Miguel Chepoyá uno de los que completó toda la Campaña Libertadora consideramos oportuna la inclusión de este trabajo demostrativo de la tarea llevada adelante por estos patriotas a quienes condujeran hacia su destino de grandeza inigualable, desde su Misiones natal hasta Buenos Aires Matías Abucú y el Capitán Antonio Morales, ambos autoridades del Cabildo de Apóstoles.

familia gonzalez fernandez ramosIldefonso Raimundo Fernández Ramos nació el 23 de enero de 1861, en Barrio de la Puente, pueblo de Castilla La Vieja, en el Reino de Aragón, España.
Sus padres fueron Benito Fernández y Antonia Ramos. Realizó estudios elementales y luego se recibió de maestro rural.
Llevado por su curiosidad y su espíritu aventurero decidió viajar a América, donde ya vivía su hermano Primitivo, llamado por todos Primo, quien le comentaba las bondades de estas tierras. Pero Raimundo en lugar de embarcarse rumbo a Buenos Aires, realizó una aventura por los continentes asiático, africano y luego de cruzar el Océano Pacífico se encaminó hacia Chile. Desde allí se dirigió hacia la capital de Misiones, donde su hermano “Primo” había instalado una farmacia. Allí comenzó a trabajar, como también en la empresa de Nuñez Gibaja.
Fue librero, investigador, escritor, historiador y periodista. Trabajó en Misiones como corresponsal de los periódicos nacionales La Nación y La Prensa por casi 30 años.
Se casó con la que a principios del s. XX sería la precursora de la educación de nivel medio de Misiones, la Sra. Clotilde Mercedes González, quien fundó la Escuela Normal Mixta, el Colegio Nacional y la Escuela de Artes y Oficios de Posadas.

profesores

A lo largo de nuestra historia como provincia pequeña periférica y, hay que decirlo, pobre, las distintas gestiones nacionales han soslayado las necesidades de nuestro territorio en mayor o menor medida; así no pocas veces estas necesidades verdaderamente básicas como las escuelas, el agua potable, la energía eléctrica, se realizan a partir de gestiones de los individuos que toman como compromiso personal resolver estas acuciantes situaciones de falencias, un grupo que se destaca en este tipo de actuar comprometido con la comunidad son los docentes; maestros, maestras, profesores en general que estando en contacto con jóvenes de distintos estratos sociales de la ciudad perciben desde primera fila la insatisfacción o frustración de estos futuros adultos, ciudadanos de un territorio que no tiene un futuro promisorio que ofrecerles, y se proponen a cambiar esta situación así como han cambiado a estos jóvenes por medio de la educación.

Guillermo Rodriguez Exodo del pueblo oriental

         Un 16 de diciembre de 1811 se dio a conocer el censo que solicitó José Artigas en el marco del éxodo del pueblo oriental, hoy se cumple 210 años de ese documento. No quería dejar de pasar la oportunidad de esta fecha, (no como efeméride) como un disparador para quien quiera conocer o estudiar los acontecimientos que son parte de nuestra historia regional durante el siglo XIX.

Entre las tensiones por el éxodo del pueblo oriental.

           1811 es un año convulsionado para el Litoral y el Rio de la Plata. Se suma la Banda Oriental al proceso revolucionario iniciado y liderado por Buenos Aires en 1810, sin embargo ante los intentos de ocupar la ciudad de Montevideo fracasan, ésta se mantiene firme junto a los “realistas”.

           En este marco se producen varios hechos que serán muy importantes para entender la dinámica de los siguientes años. El virrey Francisco Xavier Elío entabla negociaciones con los portugueses, es decir los lusitanos avanzan, mientras, firma un armisticio con Buenos Aires, en el medio la campaña de la Banda Oriental queda expuesta a esta situación. Artigas se encuentra ante uno de los acontecimientos más importante de la época, el llamado éxodo del pueblo oriental (también conocido como “La Redora”).

1 Los hermanos Andrs Jess y Juan Pablo PalaciosAl pasar por la residencia de los Palacios, la la vendedora de verduras oculta sin que nadie vea una tacuarita entre el hueco de unos árboles. Dentro del pequeño tubo de cáñamo hay enrollados retazos de papel cuidadosamente escondidos. Son las esquelas de amor que Horacio Quiroga le dedica a la bonita Ana María, de quien estaba perdidamente enamorado. El cuentista uruguayo se las ingeniaba para entregárselas a la verdulera con las convenidas instrucciones de lo que debía hacer. Pero la nota romántica no llegó a manos de Ipe, como le decían a la menor de la familia, ya que fue incautada por su hermano Jesús, administrador del importante establecimiento yerbatero La María Antonia.

En La María Antonia se producía yerba mate por medio del cultivo. Sus verdaderos dueños eran los venezolanos Herrera Vegas, radicados en Buenos Aires desde 1871. El patriarca de la familia casó a sus hijos con las niñas Pereyra Iraola, reconocidos terratenientes y hacendados porteños. Los dos apellidos formaron un poderoso clan económico con sólidos negocios repartidos por todo el país. Se dedicaban a la ganadería, a la agricultura; poseían tambos, curtiembres, caballerizas y viñedos. También incursionaron en la explotación minera y la refinería. En el Alto Paraná fundaron una empresa llamada Propiedad Tierras y Maderas del Iguazú, que contaba con 90.000 hectáreas de explotación de selva.